12 de junio de 2013

Un fail

¡Hola, mundo! Este nuevo día, Desuka se encuentra al mando de <<Bla bla bla>>. Gente querida que se da el tiempo de leernos, confieso que no sé cómo empezar y que soy muy mala para estas cosas. Solo puedo confirmarles que sí, aquí hablaremos un montón de incoherencias sin fines de lucro. Y, claro, yo como el padre biológico (¿?), estoy muy orgullosa de nuestra linda bebé Azúcar. A Faith le costó mucho <<hacerla>> y me da alegría que al fin esté... eh, abierta al público. Creo que amaré desvariar por aquí y por allí, así que espero que ustedes también disfruten tanto como yo su estancia en nuestro blog y, si son valientes, de esta nueva sección.

Por otro lado... a lo que vine.


¿Han querido vengarse de alguien? Seguro que sí. De quien alguna vez te hizo daño, o habló mal de ti, o te golpeó y robó tu peluche favorito o tus lápices y los escondió en ese feo mueble lleno de tuberías y útiles de aseo que, por lo usual, hay en los sucios, apestosos y estrafalariamente inundados baños de tu escuela. Digo, típicas pasan que cosas en los mundos infantiles y en los que no lo son tanto, ¿verdad?

Sin embargo, como dijo sabiamente el Chavo, <<La venganza nuca es buena, mata el alma y la envenena>>. Igual yo usé mi tierra control con algunas personas que se lo merecían (ok, no fue tan así. Todavía no manejo la tierra a mi antojo. Dios, espero que no me tomen muy en serio cuando desvarío). Pero, ¿qué pasa cuando alguien que es demasiado cercano a tu familia le hace tanto daño a quienes más amas y de las formas más aberrantes posibles? Me atrevo a apostar que pensarán como yo: que cuesta un poco no darle en la cabeza con un fierro muy grueso. Lo importante es saber que pasar tres años y un día en la cárcel por perder los estribos es malo, y que siempre, siempre, de alguna impensada forma, en el mundo se hará un poco de justicia. En resumen, no hay que mancharse las manos en vano (ellos no valen la pena), pues la vida de encargará un día de darles su merecido. Los dejará solos cuando más necesiten de alguien. Y ojalá hablara de algo como que mi padre me dijo <<tonta>>, para sentirme pendeja por desear que sus amigos se lo digan hasta volverse loco. Ojalá.

Conclusión: por eso creo en el Karma. En el Karma que de verdad debe aplicarse.Tal vez sea mi única salida el dar fe al incoherente hecho de que la naturaleza, los duendecillos, María Magdalena y los Eva puedan devolver a esas personas sin criterio sus errores.

Creo que estoy sonando como una amargada. ¿Y saben qué es peor? Que muy, muy en el fondo... me da mucha pena la posibilidad de que a alguien se le devuelva todo y su castigo sea verse en el abandono total. Aunque haya hecho la peor aberración del mundo...

Agrego lo último antes de irme a vagar por ahí. Agh, ¡no saben cuánto detesto nuestro internet! Cómo nos jode a mí y a Faith. En mi caso, hoy demoré casi una hora en abrir el blog, y otra media para comenzar a escribir porque no aparecía el cuadro de texto. Y nada. Sé que un día tendré el dinero suficiente para, al menos, jactarme de poseer en mis manos una conexión tan monstruosamente buena que hasta me veré obligada a compartirla con mis vecinos. Todos seremos tan felices (¿?).

Creo que es todo por ahora. Espero no haberlos aburrido mucho con mi <<Tenía que decirlo>>. Como sea, ¡infinitas gracias por leernos!

Y tal cual diría Faith, por ahora... <<Cambio y fuera>>.



---
Publicado por




0 comentarios:

Publicar un comentario

0 comentarios:

Publicar un comentario

0 comentarios:

Publicar un comentario